Como sobrevivir a las dos primeras semanas con tu nuevo cachorro

Gestionar los primeros días y semanas de tu nuevo cachorro en casa puede ser todo lo que necesitas para una buena relación futura. Aquí están algunos consejos:

Planifica la llegada

Tiempo antes de llevarte el cachorro a casa planifica como encajará en tu rutina familiar. Piensa en cosas prácticas como qué hacer para que el cachorro no se escape cuando abres la puerta a alguien, dónde dormirá y qué espacio dispones para él, cuál será su rutina.

Asegúrate que tienes comida, plato grande para el agua, cama, transportín, collar, correa y papel de cocina (es muy útil)

No cambies la comida en los primeros días

La última cosa que quieres es que tu cachorro tenga problemas intestinales nada más llegar a casa. Por mucho que no te guste la comida del criador, por mucho que te aconsejen en la tienda, o amigos y familiares, sigue dándole la comida con la que vino por un tiempo. El estrés del cambio de casa y de estar alejado de su camada es suficiente para hacerle diarrea. No añadas a todo esto un cambio de alimentación, a no ser que te lo diga el veterinario.

Cuando todo esté más tranquilo y tu cachorro esté adaptado a la casa y a las nuevas rutinas podrás cambiar la comida de forma gradual a lo largo de una semana.

Crea reglas de no jugar duro (y vigila que se cumplan)

Jugar duro con los cachorros es una de las actividades que más problemas comportamentales conllevan. Enseñan al cachorro que está permitido morder ropa, piel y pelo y sólo te aportará problemas futuros. Por eso establece la norma de nunca dejar a tu perro jugar duro con adultos o niños. Utiliza sus juguetes y enséñale juegos de educación canina que le ayudarán por toda su vida.

Asegúrate que tu cachorro duerme lo suficiente

Los cachorros, igual que los niños, cuando están excesivamente cansados se vuelven gruñones e irritables. Dormir es esencial para su desarrollo mental y físico. Muchos propietarios no son conscientes de la necesidad de sus cachorros de dormir mucho, sin interrupciones. Al contrario de los perros adultos que pueden estar activos mucho tiempo y descansar cuando todo se queda tranquilo, los cachorros tienen picos de energía que duran cerca de 20 minutos y después caen en un sueño profundo. Si hay niños en la casa hay que vigilar que respeten los periodos de descanso del cachorro, por ejemplo acostumbrándolo a irse a dormir a su transportín para ofrecerle protección física mientras duerme.

Lleva a tu cachorro a todas partes

Después de vacunado socialízalo con diferentes personas, sitios, animales, olores y experiencias, para darle seguridad. Empezar la socialización a las 11 semanas puede hacer toda la diferencia al largo de su vida. No lo dejes en el parque de perros por su cuenta y vigila que los demás perros sean respetuosos con él. Lo mismo con las personas o niños que se le acerquen.

Enséñale dónde hacer sus necesidades

Para muchos propietarios esto está en el topo de sus prioridades, pero para los cachorros lo primero es jugar, morder, ladrar y perseguir hojas en los parques. Enseñarle dónde hacer sus necesidades requiere trabajo y paciencia. Cachorros pequeños tienen vejigas pequeñas. No aguantan el tiempo entre estar jugando y que les saquen fuera. Es necesario supervisar y predecir cuándo hay mayor probabilidad de que necesite salir: cuando se despierta, después de comer, después de caminar, o después de una actividad que le excite, como podría ser la llegada de alguien a casa. Anímale a salir y hacer sus cosas y prémialo cuando termine de hacer.

La manipulación es una prioridad

Manipular no es lo mismo que acariciar. Es una forma de tocar todas las partes de su cuerpo y que le guste. Hay que acostumbrarlo a que le miren las orejas, dientes, cola, patas mientras se le va premiando. Se hace cada día y si el cachorro está molesto se repite más veces, menos tiempo, pero siempre con premios y de forma divertida.

¡Empieza a educarlo ya!

Enséñale las órdenes básicas de venir a la llamada, sentarse y tumbarse, con premios y en sesiones cortas y divertidas.

Llévalo a entrenar

En pocas semanas tu encantador cachorro será un adolescente. Empieza ya a aprender cómo evitar los comportamientos indeseados y a trabajar la calma, para que cuando sea adulto no robe comida de la mesa y salga estirando de la correa cuando abres la puerta.

(Fuente: Sarah Whithead)

Patrícia Gonçalves

Adiestradora y Educadora Profesional

Adiestramiento para disfrutar tú y tu perro

Cambrils (Tarragona)

 

Share This:

Publicado en Adiestramiento, Agresividad, Conducta, Educación, Miedo y etiquetado , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *