Casas mal acondicionadas para perros

Los dueños de perros se desesperan porque estos ladran cada vez que pasa alguien delante de sus casas.

La verdad es que casas o pisos con jardines y ventanas que no tapan si no que permiten a los perros ver todo el movimiento de personas, con o sin perros, vehículos, gatos u otros animales, no están acondicionadas para nuestros perros.

Muchos dueños se cambian a pisos con terrazas o a casas con jardín creyendo darles lo mejor a sus perros, y descubren que se han ido a vivir al “infierno de los propietarios”.

Cuando un perro ladra desde casa y los propietarios piden ayuda a un educador canino, para que el perro deje de ladrar, primero han de pensar que una cerca no representa nada para un perro. Los perros son territoriales por naturaleza. Cuando “intrusos” se acercan a pocos metros de su territorio, ladran para que se vayan. Y desde su perspectiva esto funciona.

Así que nos tenemos que preguntar “Si un desconocido se dirige a mi ventana, quiero que mi perro ladre?”. La respuesta suele ser “Sí”.

Los propietarios no se dan cuenta que tienen una expectativa poco realista de que su perro sepa a que distancia especifica debería ladrar.

Muchas veces su opción es comprar un collar eléctrico y creen que solucionan el problema. Pero eso es como cortar las patas al perro pastor por dar vueltas alrededor de los niños, o tapar la nariz a un perro de caza que se va detrás de un rastro. Utilizando una comparación con equivalencia humana, sería ponerle un collar a una persona, programado para dar choque cada vez que aclare la garganta o tosa. Es abusivo porque el comportamiento es normal. Son una incubadora para muchos problemas de ansiedad que surgen cuando se castigan comportamientos normales y casi involuntarios.

Si vives en un piso o casa que está cerca de sitios con movimiento y sin barreras a la visibilidad aquí están algunos consejos:

  • No dejes a tu perro fuera por largos períodos de tiempo, sin supervisión. No es difícil enseñar un perro a atender a la llamada o a entrar a casa si empiezan a ladrar. En cambio es casi imposible entrenar un perro territorial a que no ladre a desconocidos.
  • Pon una barrera, apartada del vallado y que quite la visibilidad al perro. En un balcón tapa la visibilidad. Tampoco te dejes al perro ahí todo el día. El aburrimiento también les hace ladrar.
  • El perro no debería tener acceso a la entrada principal de la casa.
  • Si el perro ladra desde dentro de la casa, no le dejes acceder a las ventanas. Muchos propietarios dejan que sus perros practiquen ladrar a desconocidos dejándoles un sofá o silla justo delante de la ventana.

(Fuente: Laura Body)

Patrícia Gonçalves

Adiestradora y Educadora Profesional

Adiestramiento para disfrutar tú y tu perro

Cambrils (Tarragona)

Share This:

Publicado en Adiestramiento, Agresividad, Conducta, Educación, Estrés, Hábitos de higiene, Miedo, Normas en casa, Obediencia básica, Socialización.

3 Comentarios

  1. A minha Dive ladra quando quer alguma coisa insistentemente: Brincar, comer, atenção… E nem sempre consigo distrai la ou atender ao desejo dela …
    Torna se um problema quando já é noite e tarde por causa dos vizinhos

    • Ladrar para pedir atenção é bastante comum em cachorros e pode piorar com o tempo se não se fizer nada. A excitação leva a um estado de descontrolo. É importante dar nesses momentos um comportamento alternativo, de calma, que permita à Dive focar a atenção em algo diferente do que ela estava a “pedir”. Também é aconselhável prever as situações que produzem estes comportamentos para poder atuar antes que se iniciem, para que deixe de ter a necessidade de ladrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *