Agresividad entre perros que conviven juntos

En casas con más de un perro el peor escenario posible ocurre cuando hay peleas entre ellos. Estos incidentes no sólo perturban la paz y felicidad de los humanos, si no que pueden ser muy peligrosos para los perros, y para las personas que intentan separarlos y parar la pelea.

Un estudio científico publicado por la American Veterinary Medical Asssociation abordó este tema, con intención de ayudar a eliminar el problema. Los investigadores estudiaron 38 perros que habían estado involucrados en incidentes de agresión con otros compañeros de casa. Entrevistaron en profundidad a los propietarios para poder determinar las características de estos perros.

Los resultados demostraron que las hembras son más propensas a estos incidentes, 68%, mientras apenas 32% de los machos se habían peleado con otro macho. Estos datos están de acuerdo con otros estudios que demuestran que cuando las hembras se pelean, las heridas son más graves y lo hacen de forma más intensa y por más tiempo.

Mirando las características generales de los perros que se pelean  se concluyó que en el 70% de los casos el perro instigador de los ataques es el que llegó último a casa. En el 74% de los casos es el perro más joven el que inicia la pelea. Estas peleas resultaron inesperadas para los dueños, el 39% dice que los perros se llevaban bien la mayor parte del tiempo. Las peleas pueden ser bastante intensas, el 50% requiere tratamiento veterinario y el 10% requiere cuidados médicos al propietario que intentó intervenir. La razón por la cual los propietarios se arriesgaron fue porque al 54% les pareció que la pelea no terminaría si no separaban a los perros. Apenas el 8% los separaron utilizando mandos de obediencia aprendidos.

Cuál suele ser la circunstancia desencadenante de las peleas en casa? En el 46% de los casos el dueño dándole atención a un perro y al otro no. La excitación, normalmente a la llegada del propietario, el 31%. Conflictos relacionados con comida el 46% y objetos o juguetes encontrados el 26%.

El estudio concluyó que hay algunos factores de riesgo en uno o en los dos perros. En el 41% de los casos por lo menos uno de los perros había tenido más de un propietario. Cuando uno de los perros fue adoptado con más de 12 semanas el conflicto se presentó en un 39%, en perros adoptados de protectoras en un 33% y en perros de criadores en un 16%.

Hay pruebas de que los perros implicados en situaciones de agresividad con perros con los que viven, tienen tendencia a mostrarse agresivos  en otras situaciones. Por ejemplo, el 40% son agresivos con otros perros, el 27% han sido agresivos con las personas de la casa, y el 27% lo han sido con personas desconocidas, pero lo más preocupante es que el 20% fueron agresivos con sus dueños.

La agresividad puede no ser su único problema puesto que en el 50% de los perros implicados por lo menos uno tenía problemas de ansiedad por separación.

La buena noticia es que la agresividad entre perros en la misma casa se puede tratar utilizando técnicas de comportamiento que el propietario implementa en casa. La primera técnica es “en esta vida nada es gratis”. Se le enseñan al perro órdenes básicas y se pide algo como “sentado”, “tumbado”, “quieto”  antes de dar el recurso que pretende (premios, su comida, caricias, atención, etc…). La segunda técnica consiste en “apoyar al sénior” estableciendo un orden de quien tiene todo primero (comida, premios, caricias, atención). Una forma pragmática de decidir cuál es el primero puede ser el que lleve más tiempo en casa. Las dos técnicas funcionan pero no hay resultados hasta el momento, ya que varios estudios demuestran que hasta más de 5 semanas no se notan mejorías significativas. La técnica de “en esta vida nada es gratis” resultó en mejorías en el 89% de los perros y la técnica de “apoyar al Sénior” produzco mejorías en el 67% de los casos. Los investigadores explican que estas técnicas funcionan por dos razones. Una es que el perro aprende a controlarse, lo que quita emoción y excitación de las situaciones. Segunda porque los acontecimientos ocurren de forma predecible. Los perros aprenden que llegará su turno sin necesidad de conflictos.

(Fuente: Stanley Coren. https://www.psychologytoday.com/blog/canine-corner/201404/aggression-between-dogs-in-the-same-household)

Patrícia Gonçalves

Adiestradora y Educadora Profesional

Adiestramiento para disfrutar tú y tu perro

Cambrils (Tarragona)

 

 

Share This:

Publicado en Adiestramiento, Agresividad, Conducta, Educación, Estrés, Miedo, Normas en casa, Obediencia básica, Socialización.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *